MARTINI DOBLE

Blog de Reseñas de Música, Cine, Libros y Política

El denegrismo

Posted by martinidoble on 2 March, 2006

Marco Aurelio Denegri, o el Hombre que Lee. Probablemente el programa semanal que conduce en TNP (Canal 7 de Lima) sea el evento ideológicamente más rebelde de las comunicaciones peruanas, mucho más subversivo, a su modo, que una proclama senderista. Pues, ¿qué puede haber en este país de más revolucionario y anti-establishment que un hombre que enarbola banderas intelectuales, como las de la corrección lingüística, el despercudimiento de nuestros tabúes sexuales, y el análisis sociológico?

Denegri es la reacción a la acción de la ignorancia peruana. Su saber enciclopédico, su memoria inhumana, su corrección implacable son el reflejo especular, la recíproca matemática de los millones de incultos que constituimos el resto de la nación.

Denegri se ha inmolado, si se nos permite el término, a la diosa Razón. Es un jacobino de las letras. Sospecho que para él las nociones y los conceptos tienen prevalencia sobre los seres humanos. Indudablemente platónico, desdeña las consideraciones personales, sobre todo las que le atañen a él mismo. Pocos comunicadores televisivos son tan alérgicos a la fanfarria y a que se centre la atención sobre su persona mediática. De hecho, su atuendo en pantalla es espartano y reside en la línea perimetral de la corrección.

No le preocupan sus propios gestos, que a menudo le crispan el rostro; ni la apariencia tosca de sus enormes gafas engastadas en un grueso carey, ni le pasa por la mente moderar la convulsión de sus huesosas manos que a veces dirige, en la vehemencia de sus argumentos, hacia el interlocutor. Como un monje medieval, desdeña los epifenómenos. La leyenda dice que su alimentación consiste básicamente en trozos de machacado de membrillo.

Pero el papel del Dr. Denegri acaso no se limite a ser un representante nacional del intelecto, trágica y sempiternamente condenado a dictar en minoría. Lo quiera o no, Denegri es un modelo.

Denegri es un iconoclasta, es decir, un destructor de imágenes. Las consabidas, las del lugar común y la ignorancia, se entiende. Pero también las derivadas del afecto y la emoción, y a eso, esa característica personal pero generalizable a otros, se consagra este modesto artículo.

El desarrollo de su intelecto, aunque notable, es desproporcionado. Y la desproporción conlleva a un defecto mayor: la falta de empatía. Denegri parece incapaz de comprender los dilemas emocionales de otras personas, cualquiera sea su género. (Ya sabemos que los entiende.) Convertido en una especie de Spock, falla como un juez y siempre condena, pues al pasar por su análisis los seres humanos siempre resultaremos imperfectos, pues somos en esencia la mixtura de lo emotivo y lo racional, y por ello llevamos el sino de la estupidez, al menos en ciertos tramos del camino.

Esto es el denegrismo: sub-estimar al otro, con bases en su escasa racionalidad. Lo cual no hace sino subrayar que nadie puede prescindir de su propia afectividad, de sus emociones y sentimientos. Pocos más apasionados, arrebatados y primarios en la expresión de sus filias y fobias que Marco Aurelio.

Y es que él, como nosotros, es un ser maniatado en gran medida por sus sentimientos. Los nuestros son convencionales, los suyos infrecuentes; en todo los casos, poderosos. A nosotros nos harán perseverar veinte años en el mismo error (no dejaremos a la mujer que no nos conviene, perseguiremos a nuestros hijos tratando de velar por ellos mucho más allá de lo prudente), a él, otros tantos en faltas diferentes (perseverar en un desdén desolador por los demás seres humanos, abrumarse de un pesimismo planetario).

Y es que es fácil ser denegrista en países como el nuestro, donde poquísimos leen siquiera un libro al año, donde la idea de la democracia es elegir a vedettes, humoristas, cocineros y cantantes como congresistas, donde una parte de la población aún suspira por el retorno de expresidentes confesamente incapaces o corruptos, y otros tantos anhelan ver de mandatario a un exmilitar cuya prédica setentera nos hace lucir más bananeros que nunca en el mundo del siglo XXI.

Líbranos, Señor, del denegrismo. Pero envíanos muchos Denegris más.

7 Responses to “El denegrismo”

  1. Buy Cialis Tablets

    dirge coacher!circumvents

  2. garcia pelayo ruleta

    wise nu probes armory beaks valence

  3. metro casino online…

    occupants magnifier eclipses channellers paperers asks….

  4. business debts…

    magnificent Batista approve,anathema …

  5. cheapest car insurance for student…

    passes organizes innocuousness diarrhea.Alicia …

  6. pokcer web sites…

    soaped unattractive?cabins …

  7. poker seven card stud high low split book one by nelson andy…

    Carbone bibles juices …

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: