MARTINI DOBLE

Blog de Reseñas de Música, Cine, Libros y Política

A Short History of Nearly Everything, por Bill Bryson

Posted by martinidoble on 10 January, 2006

Bill_Bryson1.jpg

¿Tiene ganas de sentir la adrenalina circulando por sus arterias, pero carece de la vocación suicida por algún deporte extremo? ¿Posee usted una curiosidad por el mundo que va más allá del próximo capítulo de la telenovela? Pues hojee esta obra con un poco de atención. Su mente será zarandeada sin parar por el asombro, desde la primera carilla a la última. Aunque la experiencia sería inapreciable sólo por ello, sin embargo, no se trata tan sólo de aprender hechos fascinantes acerca del universo…

 

Bryson es un digno representante del espíritu de nuestra época. A diferencia de otras divulgaciones científicas, ésta no nos deja la sensación de que el ser humano es una especie virtualmente omnisciente. (Para aquellos treintañeros sabihondos, una comparación válida sería Cosmos, de Carl Sagan, en sus versiones televisiva e impresa, en general impregnadas de un bienintencionado optimismo.) Por el contrario, una de las lecciones del autor es que la pretendida ciencia humana es ridículamente ignorante de un sinnúmero de aspectos del mundo, entre ellos algunos tan esenciales como la estructura interna de la Tierra, la física interna de los átomos, y las condiciones en que puede (o no) subsistir la vida como la entendemos actualmente.

La otra gran lección es la espantosa dejadez, ignorancia y tendencia (auto) destructiva de la humanidad. Como dijera Mr. Smith en Matrix: “los humanos son el virus del planeta”. Algunos datos: al menos 600 especies biológicas (de todos los tipos) son destruidas para siempre cada semana; los cambios climáticos que la polución acarrea pronto serán irreversibles y el más grande polutor del mundo, los Estados Unidos de América, se niega a reducir sus emisiones contaminantes argumentando que “afectaría su economía” (como si pudiera subsistir cualquier economía, distinta de la de la ruina, en el clima de pesadilla que ya empezó a apoderarse del planeta).

Como diría García Márquez, este volumen es una cura de burro contra el orgullo: un abnegado biólogo dedica años a catalogar mil quinientas variedades de bacterias; otro coge un puñado de tierra del jardín afuera del mismo laboratorio y al simple análisis halla que en ese polvo hay más bacterias distintas que las que todos los científicos de la historia habían estudiando hasta ese instante. Un curador dieciochesco decide quemar el único ejemplar (disecado) en existencia del pájaro dodo, sólo porque “había acumulado mucho polvo”. Un ornitólogo extermina a tiros a cientos de ejemplares de la más bella ave norteamericana, sólo para comprobar, una y otra vez, el “admirable altruismo” de los animales, que acuden a auxiliar a sus camaradas caídos, sólo para ser las víctimas de turno.

Análisis

Una crítica que se puede hacer con justicia al libro es que nos deja la impresión de ser un largo, algo inconexo rosario de referencias y anécdotas pseudocientíficas: las tendencias morbosas de Linneo en sus desvaríos taxonómicos y el chisme acerca de la hija semiclandestina de Einstein podrían haber sido suprimidos de la versión final del libro sin mayor perjuicio. La presentación de ciertos científicos es francamente caricatural (como la de Watson y Crick). El iconoclasta autor parece hallar un inesperado comic relief en estos detalles.

Otro punto es el maniqueísmo al hurgar los bastidores de las disputas científicas, sobre todo los de aquellos que ya llevan buen tiempo fallecidos y no pueden descargar los deméritos que se les imputa (algunos geólogos y arqueólogos británicos parecen suscitar la particular ojeriza de Bryson, alguno de los cuales es pintado con rasgos prestados de Nosferatu).

Pero la obra nos trae muchas, valiosísimas lecciones: hallar mezquindades humanas nunca ha sido difícil, y la ciencia no es precisamente el campo menos culpable; nuestra presencia como especie en este planeta es fruto de una historia biológica heroica y llena de maravillas por apreciar; nuestra preservación depende de un equilibrio casi mágico y sumamente precario, el cual estamos haciendo todo lo posible por romper a medida que “progresamos”. Y todo sazonado y vuelto inteligible, por momentos apasionante, dada la ventaja que Bryson tiene al iluminar temas complejos con su punto de vista de lego inteligente e informado.

Mención aparte merece el empujón que el autor nos da hacia la conciencia de lo que estamos haciendo para destruir entusiastamente este planeta, más allá de toda reparación posible; antes de que usted y nosotros muramos, estimado lector, es muy posible que el clima cambie, y que los veranos en el Hemisferio Norte (y las lluvias acá en el Sur) se vuelvan nostalgia. Si no hacemos algo ahora, nuestros hijos y nietos recibirán un mundo literalmente inhóspito, donde nuestras comodidades cotidianas serán la materia de la utopía perdida por siempre para ellos. Esto no es una exageración: la historia reciente de catástrofes naturales es la más severa de la que se tenga noticia, y sólo está empeorando; el CFC y el efecto invernadero, aun si se detuviera toda la polución actual, seguirían actuando por varios siglos más (y, como hemos visto, la contaminación no sólo no ha decrecido, sino que está aumentando).

Es probable que una futura generación de cucarachas superevolucionadas considere nuestros fósiles como nosotros los de los dinosaurios. Al menos éstos últimos tuvieron la excusa de una extinción que no se provocaron ellos mismos.

Nota: Este libro no está en venta en el Perú (hasta donde sabemos). Menos en castellano. Pero pueden adquirirlo en Amazon.com, en versión electrónica en diversos sites, como ebooks.com, o esperar la traducción española. Lo recomendamos enfáticamente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: